Saltar al contenido
Al Servicio del Culturismo

Sergio Oliva el verdadero rival de Arnold Schwarzenegger, conocido como el Mito

Sergio Oliva 3 veces mister olympia

Una fuga de una concentración, un cuerpo perfecto, una victoria ante el mismísimo Arnold Schwarzenegger y cinco disparos. Lo que podría parecer el guion de una película de acción nominada a un Óscar es, simplemente, la vida de Sergio Oliva, un fisicoculturista cubano que, además, luchó contra el racismo. No en vano fue apodado The Myth.

Personalidad desde los inicios

Nacido en Pinar del Río, Cuba, un 4 de junio de 1941, Sergio Oliva era una de esas personas con estrella que desde bien pequeños empiezan a marcar la diferencia. Y no lo tuvo fácil, pues en una familia con 22 hijos las probabilidades de ser el elegido eran más bien pequeñas.

joven y epoca de adulto de Sergio oliva

Trabajando duro en los campos de caña de azúcar desde los 12 años, pronto el esfuerzo y el sacrificio se unieron a su biografía. Como todo esfuerzo tiene su recompensa, un entrenador de levantamiento de pesas cubano lo divisó en una playa, se acercó a él y pronto se dio cuenta que tenía ante sí a un futuro campeón de halterofilia.

Después de duras jornadas de entrenamiento en el gimnasio, Oliva batió todos los récords cubanos para su peso, por lo que fue conocido como el hombre más fuerte de Cuba.

Como no hay campeón sin suerte, en 1962, y tras quedar segundo en un campeonato, fue elegido para representar a su país en los Juegos Centroamericanos tras la lesión del campeón, Alberto Rey Hernández.

Para su preparación, Sergio Oliva fue concentrado en Moscú, Rusia, donde entrenó con parte de los mejores halterofilias de su época.

Cuentan los que le conocen que la personalidad ha sido uno de sus rasgos más marcados. Y su historia da buena cuenta de ello, pues decidió abandonar la concentración, junto al resto de compañeros que conformaban la selección cubana. Pidieron asilo en la embajada estadounidense y, tras cambiar de país, también cambió de deporte.

Pasó de la halterofilia al fisicoculturismo

El racismo le puso las cosas difíciles

Si bien no fue fácil dejar un deporte en el que era considerado uno de los mejores, tampoco iba a ser sencilla su próxima empresa: ganar algún título en su nueva disciplina. Asentado en Miami, se ganaba la vida reparando televisores a la vez que esculpía su cuerpo a base de duras jornadas de ejercicio.

Pronto se unió a la Amateur Athletic Union (AAU), una organización que apoya a los deportistas amateurs y que organizaba la competición Mr. América, pero casi a la misma velocidad se dio cuenta de que él nunca iba a poder tocar ese trofeo con sus manos.

Y es que el racismo era frecuente en ese torneo, por lo que no estaba concebido que un negro fuera el ganador.

En lugar de venirse abajo, Sergio Oliva siguió persiguiendo su sueño y se pasó a la Federación Internacional de Fisicoculturismo (IFBB, por sus siglas en inglés).

Paradójicamente, el año de su ingreso, 1966, ganó el trofeo de Mr. Mundo, cuando hacía apenas unos meses no pudo ser Mr. América.

No contento con eso, apenas un año más tarde ganó Mr. Universo y ya quedó fijado el título de Mr. Olympia como su próximo objetivo.

Videográfico de Sergio oliva.

Una relación especial con Schwarzenegger

Con una ambición sin límites, el cubano se presentó al máximo galardón con el objetivo de derrotar al que había sido el dominador claro durante los últimos años, Larry Scott.

arnold y sergio

Pronto lo consiguió, pues en 1967 se alzó con el primero de sus tres títulos consecutivos.

No obstante, si bien el primero fue especial por la novedad y el segundo por no tener oposición, el tercero siempre quedará grabado a fuego en la historia.

Por la revalidación del título y, sobre todo, por el rival que tenía ante sí, Sergio Oliva siempre presumió del galardón de 1969.

Llegando a la competición como el mejor culturista de los años 60, el hecho de tener ante sí al mismísimo Arnold Schwarzenegger le iba a poner las cosas muy complicadas.

Con una preparación y ambición similar, el austriaco-estadounidense libró una relación peculiar con el cubano durante varios años.


Fotos de Sergio Oliva en su mejor momento


El tercer título de Oliva fue, curiosamente, la única derrota del exgobernador de California, por lo que esa espina clavada siempre quedará en la biografía del que también tuviera una larga trayectoria como actor.

En 1970 se volvieron a ver las caras. El cubano luchaba por su cuarto galardón, pero en esta ocasión, fue Schwarzenegger el que se alzaría con el trofeo de forma ajustada. Sergio siempre reconoció que su derrota fue injusta y esto recrudeció, más si cabe, la relación entre ambos.

Una relación que, sin embargo, guardaba más admiración que odio, a pesar de que no fuera visto así desde fuera. Basta con ver el mensaje en Twitter que escribió Arnold Schwarzenegger tras el fallecimiento de Sergio Oliva el 12 de noviembre de 2012:

“Sergio Oliva ha sido uno de los grandes culturistas de la historia, un verdadero amigo y un temible competidor con personalidad única”

Finalmente, y tras un año de descanso, Sergio Oliva volvió a la competición en 1971, cuando volvió a caer derrotado frente a un Schwarzenegger que no pasaba por su mejor momento físico. Dada esta circunstancia, el cubano abandonó la IFBB y pasó a la Word Body Building Guild (WBBG), donde se alzó con los campeonatos de forma consecutiva hasta 1978, retirándose como invicto.

Prestigio en los 80

Participando en torneos promovidos por Federaciones menores como la World Amateur Body Building Association (WABBA), Sergio Oliva siguió disfrutando de su pasión antes de volver a la élite inscribiéndose de nuevo en la IFBB. Ya con 43 años participó en un nuevo certamen de Mr. Olympia, pero tanto el nivel exigido como el cuerpo del cubano, ya no eran los mismos.

Con un volumen similar al que tenía cuando dejó la competición al más alto nivel, fue la escasa definición de sus músculos la que le llevó hasta un más que meritorio octavo puesto en las ediciones de 1984 y 1985.

Disgustado con este resultado decidió dar un paso a un lado y dedicarse al trabajo que había compaginado durante su trayectoria como fisicoculturista.

Patrullando y actuando

Desde que ejerció como profesor de educación física en una Academia de Policía de Chicago, Sergio Oliva tomó apreció por el cuerpo de seguridad hasta el punto de convertirse en agente.

Sin lugar a dudas su abultado físico llamaba la atención en las zonas en las que ejercía, por lo que era reconocido en muchos de los sitios que frecuentaba. Además, probó suerte en el cine, rodando dos películas en las que no tuvo demasiado éxito.

Quién sabe qué hubiera sido del cubano si en lugar de alternar trabajos y entrenamientos se hubiera dedicado exclusivamente al fisicoculturismo, pero el esfuerzo formaba parte de su ADN y a las largas jornadas laborales unía sus sesiones de tres horas de gimnasio.

Entrenamiento, medidas y postura

Tras su llegada a Chicago, Sergio Oliva no hablaba inglés, pero se las apañó para conseguir las revistas de fisicoculturismo necesarias para idear su propio plan de entrenamiento. Basándose en las rutinas de John Grimek y Steve Reeves, el cubano añadió un par de ejercicios que dieron sus resultados gracias a su persistencia.

collage de Sergio Oliva en su mejor momento

Y es que eran tres las horas de trabajo que pasaba Oliva en el gimnasio, todos los días de lunes a viernes. Eso, sumado a que no fumaba ni bebía alcohol, le hicieron ser uno de los más grandes de este deporte. Tanto fue así que por todos es conocida su Postura de la Victoria, una pose que nadie ha podido igualar jamás. A ella sumó otras dos más que han quedado para todas las competiciones.

Sus medidas eran:

  • Pecho: 147 centímetros
  • Muslos: 84 centímetros
  • Brazos: 58 centímetros
  • Peso: 109 kg

Luces y sombras

Si bien la vida de Sergio Oliva está alumbrada por el éxito conseguido a base de esfuerzo y perseverancia, también se han producido algunos eventos más oscuros. Sin lugar a dudas el más llamativo es el que tuvo que ver con los cinco disparos asestados por su mujer en 1986, cuando acababa de dejar la IFBB de forma definitiva.

Tras una discusión doméstica, Arleen Garret sacó una pistola de calibre 38 y apretó el gatillo en cinco ocasiones, perforando las costillas y el hígado de un Oliva que, sin embargo, no tuvo excesivas consecuencias. Mucho tuvo que ver su preparación física con este hecho.

Palmarés

trofeos ganados de este cubano
  • AAU Junior Mr America – Most Muscular: 1965, 1966
  • AAU Junior Mr America: 1966
  • AAU Mr America – Most Muscular: 1965, 1966
  • IFBB Mr World: 1966
  • IFBB Mr. Universe: 1967
  • IFBB Mr. Olympia: 1967, 1968, 1969
  • IFBB Mr International: 1973
  • WBBG Mr Galaxy: 1972
  • WBBG Mr International: 1975
  • WBBG Mr. Olympus: 1975, 1976, 1978
  • WABBA World Championships: 1977, 1980
  • WABBA Pro World Cup: 1980, 1981

Una inspiración y un ejemplo a seguir

fallecimiento de sergio oliva a los 71 años

Su superación, su valentía a la hora de tomar decisiones y su determinación al elegir luchar por sus sueños, son algunas de las lecciones de vida que un humilde cubano dejó a la sociedad.

No se rindió nunca, trabajó como el que más y consiguió hitos al alcance de muy pocos. No en vano Sergio Oliva era conocido como The Myth.


¡Haz clic para puntuar esta contenido!
(Votos: 1 Promedio: 5)